Crítica de The Equalizer 2, la nueva película de Fuqua con Denzel Washigton

Cinevalloctubre 30, 2018Vistas 196

Crítica de The Equalizer 2, la nueva película de acción de Antoine Fuqua protagonizada por Denzel Washigton, Melissa Leo, Bill Pullman y Pedro Pascal. En cines a partir del 10 de agosto.

 

equalizer-2-300x140 Crítica de The Equalizer 2, la nueva película de Fuqua con Denzel Washigton

Han pasado cuatro años desde que Antoine Fuqua nos presentara al nuevo Robert McCall interpretado por Denzel Washington en The Equalizer y ahora nos trae una nueva aventura de guión sencillo y secuencias de acción interesantes en The Equalizer 2.

Consigue The Equalizer en Blu-Ray

Por si no lo recordáis, el personaje saltó a la gran pantalla en 2014 tras su periplo televisivo en los años 80 a lo largo de cuatro temporadas con una relectura que difería bastante del original. Se trata de un misántropo antiguo comando de operaciones especiales que finge su propia muerte para vivir una existencia sin preocupaciones hasta que decide seguir combatiendo por su cuenta cualquier abuso de poder, por arriesgada que sea esta tarea.

En esta ocasión, este justiciero va a tener que enfrentarse a un caso en el que entrarán en juego cuestiones muy personales ya que estará en peligro Susan Plummer (Melissa Leo), su compañera de la CIA, una exagente retirada. De esta manera, la misión hará que McCall se vea cara a cara con secuestradores y sicarios de alto nivel con los que nadie está a salvo, mientras que pone a prueba su tenacidad y habilidades en condiciones adversas.

The Equalizer 2 incorpora al elenco a Pedro Pascal (Kingsman: El círculo de oro), y el joven Ashton Sanders (Moonlight) en dos papeles relevantes: el segundo es el nuevo protegido de McCall mientras que el primero comparte con él un pasado que será relevante en la trama.

Es evidente que el gran atractivo de la película es el componente adrenalítico de la acción así como el desarrollo del personaje principal que pasa de un total ostracismo a convivir en una comunidad multicultural y diversa en este segundo episodio. Sin embargo, nada justifica este cambio, es sencillamente algo con lo que se topa el espectador y que le resta algo de solemnidad a McCall.

Por otra parte, el argumento es muy predecible: el guión no se molesta en esconder sus cartas ni en dejar de insinuar antes de tiempo quién es el verdadero villano de la función (villano, que, por cierto, solo tiene como motivación el dinero, algo un poco descorazonador y que delata cierta dejadez por parte de Richard Wenk).

Tampoco hay excesivas sorpresas sobre el resultado final de cada batalla y, dicho sea de paso, el recurso a lo Guy Ritchie en Sherlock para mostrar la acción ralentizada y en subjetiva, con el protagonista adelantándose a los movimientos de su oponente, se percibe ya como muy manoseado.

A pesar de estas cuestiones, The Equalizer 2 sí que tiene un par de secuencias mejor trabajadas y sorprendentes: una de ellas se desarrolla en el interior de un coche cuando McCall se deshace de un sicario mientras conduce a toda velocidad y otra se desarrolla en el interior de su casa, en el momento en el que un par de secuaces del villano se cuelan en ella. En ambos casos hay tensión y sí que se percibe el peligro.

equalizer-2_2 Crítica de The Equalizer 2, la nueva película de Fuqua con Denzel Washigton

Todo el tramo final de la película se desarrolla en un pueblo costero evacuado por el inminente azote de una tormenta que pone a prueba las habilidades de Fuqua como director: conseguir tener tanta textura debido al agua y las partículas en movimiento en el aire no es nada sencillo, si bien el resultado es bastante deslucido. La acción parece torpe, las coreografías en este punto son menos imaginativas y la película se enfanga sin ninguna necesidad en un juego del gato y el ratón gris y sucio en el que herramientas como la cámara pegada a los actores o la óptica ojo de pez no hacen sino “guarrear” la imagen.

Se supone que una de las características de nuestro protagonista es su férrea moral, pero aquí se pone a prueba cuando entran familias de por medio (incluso con algún momento cómico). Y luego tenemos el leit motiv de la obra de “En busca del tiempo perdido”, un recurso muy obvio y repetitivo que poco añade al conjunto.

A nivel técnico, The Equalizer 2 es bastante inferior a su predecesora: es cierto que a grandes rasgos da lo que promete pero hay incluso planos en los que se pierde momentáneamente el foco. Tanto Fuqua como Washington parecen un tanto desganados, la verdad, esperemos que si retoman la saga lo hagan con más brío.

VALORACIÓN

The Equalizer 2 nos da más pero no mejor de este héroe urbano extractado de una serie televisiva: secuela flojita con un Denzel Washington desganado y con Fuqua intentando florituras que funcionan a medio gas.

Categories

Escribir un comentario

Nombre *
Añadir un nombre para mostrar
Correo electrónico *
Tu correo electrónico no será publicado
Sitio Web

Loading Facebook Comments ...