‘Los increíbles 2’: la mejor película jamás producida por Pixar

Cinevalloctubre 23, 2018Vistas 338
Muchos opinan que ‘Los increíbles‘ (2004) es una de las joyas del catálogo de Pixar. Y está claro que los productores mismos están de acuerdo con esa opinión: la película les gusta tanto que la han hecho dos veces.

‘Los increíbles 2’, en efecto, recicla sumisamente muchos de los elementos que convirtieron a su predecesora en un triunfo. De nuevo tenemos a una familia disfuncional, los Parr, que trata de compaginar su cometido como superhéroes con los problemas domésticos en su seno; de nuevo, tras verse ilegalizados por las autoridades, reciben el apoyo de un benefactor que resulta tener trampa, y de nuevo, cuando uno de sus miembros cae en las redes de los malos, el resto de la prole acude al rescate. Ahora como entonces, asimismo, todo se resuelve en un aparatoso clímax final, y mientras nos dirigimos a él somos testigos de una nueva secuencia protagonizada por la diseñadora de moda Edna Moda y otros gags —los métodos gubernamentales de borrado de memoria, la autoritaria esposa de Frozono— ya usados en condiciones similares hace 14 años.

un-fotograma-de-la-segunda-entrega-de-los-increibles-disney 'Los increíbles 2': la mejor película jamás producida por Pixar
Un fotograma de la segunda entrega de ‘Los increíbles’. (Disney)

Parte del poder de aquella primera película está en que cada uno de sus personajes, el villano incluido, estaba dotado de un arco dramático distintivo pese a que al mismo tiempo todos ellos trabajaban juntos con total fluidez para hacer avanzar con energía una única historia. La secuela, en cambio, aporta tantos desvíos narrativos y subtramas que ninguno de ellos recibe suficiente atención. Respecto a los personajes, el único de los Parr cuya personalidad es expandida en esta ocasión es el bebé Jack-Jack, que en realidad funciona como algo parecido a un Minion: una cosa adorable que una y otra vez detiene el avance de la acción para hacer sus cucamonas. Algunas de ellas, ojo, son impagables momentos de ‘slapstick’, como esa pelea contra un mapache que es puro Tex Avery.

Jack-Jack es algo parecido a un Minion: una cosa adorable que una y otra vez detiene el avance de la acción para hacer sus cucamonas

Al menos sobre el papel, el principal conflicto argumental tiene que ver con los diabólicos planes de un misterioso villano llamado Raptapantallas, cuyo plan es transformar a la ciudadanía en zombis hipnotizándola a través de las pantallas que la rodean en su vida diaria. Al margen de tener algo de hipócrita —una película creada a través de cientos de pequeñas pantallas de ordenador para ser proyectada en miles de grandes pantallas de cine se permite el lujo de criticar nuestra adicción a las pantallas—, la idea no llega a funcionar a causa del universo en el que transcurre la película, un pasado indefinido en el que los teléfonos móviles no existen. De hecho, las únicas pantallas que la gente contempla a lo largo del metraje son un puñado de televisores en un escaparate. Que la identidad de la némesis que mueve los hilos de Raptapantallas sea obvia desde el principio no ayuda.

los-nuevos-superheroes-que-se-unen-a-la-familia-en-su-lucha-contra-el-mal-disney 'Los increíbles 2': la mejor película jamás producida por Pixar
Los nuevos superhéroes que se unen a la familia en su lucha contra el mal. (Disney)

La gracia de la película está en otro sitio: como ya hizo en su predecesora, el director Brad Bird sostiene que la verdadera heroicidad está en crear y mantener una familia, y que en realidad salvar el mundo no es más que otra forma de ejercer de progenitor. Más concretamente, si ‘Los increíbles’ era una metáfora sobre lo difícil que resulta equilibrar trabajo y vida doméstica, ‘Los increíbles 2’ es una sátira sobre lo impredecible que educar a los hijos puede llegar a ser. La prioridad de Bob y Helen Parr no es combatir el crimen sino pagar las facturas, ayudar a los críos con los deberes y el azote de las hormonas y mantener al pequeño Jack-Jack en la cuna.

La prioridad de Bob y Helen Parr no es combatir el crimen sino pagar las facturas y ayudar a los críos con sus deberes

Mucho se ha hablado del modo en que la secuela adapta ese escenario a los nuevos tiempos invirtiendo los roles de cada uno de ellos: aquí, Míster Increíble se ve obligado a quedarse en casa a cuidar de los niños mientras Elastigirl se encarga de ejercer de superheroína. Dicho de otro modo, si la primera película meditaba sobre la crisis típicamente masculina de la mediana edad, la segunda lo hace sobre la ansiedad que los hombres sienten ante la asunción por parte de las mujeres de trabajos que tradicionalmente les correspondían a ellos, o sobre las dudas de muchas de ellas sobre el modo en que avanzar en sus carreras afecta a su papel de madres. La idea ni por asomo acaba siendo tan progresista como Bird probablemente pretendía —he aquí una película que, en pleno 2018, parece tratar la imagen de un señor que cambia pañales como una tronchante anomalía—, pero aun así el estreno de una película de superhéroes más preocupada por las tribulaciones consustanciales a la vida en familia que por el destino de la humanidad sigue resultando tan subversiva ahora como entonces.

otro-momento-de-los-increibles-2-disney 'Los increíbles 2': la mejor película jamás producida por Pixar
Otro momento de ‘Los increíbles 2’. (Disney)

Por lo demás, inevitablemente, la frescura se ha disipado. Primero porque, decíamos, Bird no se aleja más que mínimamente del patrón creado por la que fue su primera colaboración con Pixar; segundo porque, si en 2004 las películas protagonizadas por justicieros de cómic apenas empezaban a florecer, hoy en cambio hay una nueva cada dos semanas.

cartel-de-los-increibles-2 'Los increíbles 2': la mejor película jamás producida por Pixar
Cartel de ‘Los increíbles 2’.

Pero da igual porque, en última instancia, los placeres que ‘Los increíbles 2’ proporciona son una compensación más que suficiente. A nivel visual, quizá sea la mejor película jamás producida por Pixar. Su diseño es tan exquisito que, tras verla, a uno le entran ganas de redecorar la casa, y varias de sus secuencias de acción están entre lo más espectacular que el cine de superhéroes ha sido capaz de ofrecer en toda su historia. Y mientras las contemplamos, exentas del respeto a las leyes de la gravedad y la física de un modo que el cine de acción real jamás podrá permitirse, esas escenas dejan claro que la animación quizá sea el medio idóneo para las historias inspiradas en fantasías de héroes con superpoderes, en las que la realidad se alarga y se deforma y se amolda con una elasticidad propia de la mismísima Elastigirl.

AUTOR

TIEMPO DE LECTURA5 min
Categories

Escribir un comentario

Nombre *
Añadir un nombre para mostrar
Correo electrónico *
Tu correo electrónico no será publicado
Sitio Web

Loading Facebook Comments ...